Escoltar per Auscultar: Els sons de la medicina

Durante el año 2016 se celebró la invención del estetoscopio por René Laennec (1781-1827) con exposiciones y  conferencias que conmemoran una historia que ya es parte del anecdotario clásico médico. Esta historia presenta dicho invento como el resultado de un típico momento “eureka” acaecido al lado de la cama del paciente y protagonizado heroicamente por Laennec en 1816. Esta historia es exactamente la que narró el propio Laennec tres años después en su Traité de l’auscultation médiate (1819). Esta historia ha sido repetida hasta la saciedad por médicos y por historiadores de la medicina.

Sin embargo, investigadores como Mirko Grmek, Jacalyn Duffin, George Weisz, Jens Lachmund o de manera más generalista Karin Johannisson, han realizado en las últimas décadas aportaciones de gran valor para complejizar y contextualizar el llamado invento de Laennec y sofisticar su narrativa histórica. En ese contexto, se han discutido cuestiones como el desarrollo conectado de las técnicas de percusión y auscultación, sus contribuciones y prácticas colectivas, la complejidad inherente al proceso de aprendizaje de las técnicas de auscultación, el papel de la experiencia del oído musical, el poco éxito inicial del invento de Laennec, los problemas de replicación, el lento proceso de construcción de la imagen de Laennec como inventor del estetoscopio a la par que adalid de la anatomía patológica parisina. A pesar de ello, la figura solitaria de Laennec continua reinando en la narrativa de conmemoraciones como la del 2016, y también en una historiografía que posiblemente no ha madurado suficientemente alrededor o en los márgenes de Laennec para conseguir integrar a este individuo en un retrato colectivo de la medicina clínica del siglo XIX que posea un mayor equilibrio y al mismo tiempo suficiente especificidad. Es decir, que consiga lo que el clásico Medicine at the Paris hospital, 1794-1848 de Erwin Ackerknecht, pero lo haga mediante una constelación de temáticas historiográficamente renovadas, como por ejemplo una investigación más profunda, extensa y definitiva de la historia de técnicas de examen físico como la auscultación y la percusión.[1]

img_2148bA estos retos se enfrenta la exposición Escoltar per Auscultar: Els sons de la medicina, en el Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia “López Piñero” (IHMC, Universitat de València) entre el 28 de noviembre de 2016 y el 24 de marzo de 2017. El notable título de la exposición (Escuchar para Auscultar: Los sonidos de la medicina) hace augurar la narración de una historia renovada, que integre temáticas como las mencionadas, junto a quizá perspectivas de esa área tan rutilante en la actualidad, como son los estudios sociales sobre el sonido.[2]

La exposición se encuentra en el sótano del palacio dieciochesco que alberga al IHMC, debajo de la sala que acoge la exposición permanente del Instituto.

img_2152bAl bajar las escaleras que conducen a la planta baja, el visitante se enfrenta a una reproducción de gran dimensión de la representación de Laennec auscultando realizada en 1960 por David A. Thom para la serie Great Moments in Medicine, encargada por la compañía farmacéutica Parke, Davis and Co.[3]

La exposición ofrece un recorrido lineal, en forma de “L” que ocupa principalmente la mitad de la sala. El largo de la sala, que sigue el trazado de la fachada del edificio, contiene cinco paneles y una vitrina que llevan al fondo a una recreación de espacio de práctica médica. La pared perpendicular incluye una instalación de interacción con el público, otro par de paneles y una vitrina. Aquí pareciera que la exposición acabara, aunque en realidad sigue, no en la pared del fondo (interferida por las puertas de los dos ascensores que recorren verticalmente el edificio), sino en las anchas columnas de piedra que establecen una división medianera de la sala.

En el pasillo principal de la sala encontramos paneles dedicados a explicar el interés de utilizar los instrumentos científicos como mirada histórica, el invento de Laennec y las aportaciones de su tratado, el contexto general del desarrollo de la medicina clínica en los hospitales del siglo XIX, el papel de la anatomía patológica en la clínica moderna y el paso de una medicina basada en los humores hipocráticos a una medicina basada en los tejidos y técnicas de exploración como la auscultación, la percusión y la microscopía.

img_2159b

También una vitrina que contiene obras clave que cimentaron la medicina clínica parisina, originales o traducciones al castellano, todas pertenecientes a las ricas colecciones histórico-médicas del IHMC (obras de Morgagni, Poyet, Broussais, Bichat o el propio Laennec). Reproducciones de las numerosas obras históricas pertenecientes a la biblioteca del IHMC sirven también para dar contenido a la mayoría de paneles, que se caracterizan por un uso relevante de imágenes combinado con una inserción muy moderada de texto.

img_2171bEl final del pasillo lo ocupa la reproducción de un despacho de médico con una serie de aparatos de exploración (estetoscopios pero también esfigmomanómetros, tensiómetros, etc.),  cuyo uso se convirtió en estándar entre el siglo XIX e inicios del siglo XX.

El despacho médico nos sitúa en la siguiente pared de la sala, en la que hay tres auriculares que permiten al visitante escuchar sonidos normales del corazón y normales y patológicos de la respiración. A continuación, un panel explica el desarrollo técnico del estetoscopio a lo largo del tiempo, otro presenta de manera más amplia el desarrollo y expansión de tecnologías de examen diagnóstico como los rayos X o el electrocardiógrafo.

img_2175bUna vitrina adicional contiene más tratados de la colección IHMC que muestran la expansión de técnicas como la auscultación y la percusión más allá de París y después de la muerte de Laennec, con obras como el tratado de percusión de Skoda o también algunos vetustos estudios realizados en la segunda mitad del siglo XX por historiadores de la medicina españoles sobre Laennec o el estetoscopio.

En el fondo de la sala, adyacente a los ascensores se encuentra una ampliación de gran dimensión de una lámina del tratado sobre percusión mediata  de Pierre-Alfred Piorry (Paris, 1828), que mediante varias figuras del cuerpo humano (de frente y de perfil) señala con números los diferentes puntos en los que aplicar la percusión en la exploración del médico y los conocimientos que se podían extraer en cada uno de ellos.

img_2192b

Se trata de una selección de imagen excelente, que podría haber tenido un papel importante en la narrativa de la exposición, pero que por el contrario quedando relegada al fondo, en una pared monopolizada por el acero de los ascensores de la sala, acaba aislada y desconectada del resto de la exposición.

img_2204b

Los elevadores y sistema de aireación, protagonistas involuntarios de la exposición

Esta observación aplica de manera general a la distribución de la sala en la que está dispuesta la exposición. Se han hecho esfuerzos por dotar de contenidos a la parte posterior de la sala y de definir diversos recorridos narrativos (los dos lados del pasillo principal, así como el lado de las columnas medianeras en la parte posterior de la sala), con el fin de enriquecer la exposición y su apropiación por parte del público. Pero la muestra mantiene un monopolio narrativo centrado en el espacio en forma de “L” que constituye solo la mitad de la sala. Ese pasillo principal está incluso más iluminado que el resto del espacio, que queda parcialmente en la sombra. Esta asimetría, obviamente, supone un desaprovechamiento del espacio y también ayuda a diluir el impacto de la exposición.

img_2198b

Vista diagonal de la exposición desde su parte posterior. En primer plano vitrina con estetoscopios, la mayoría donados por una empresa actual de tecnologías médicas. En segundo plano, ocupando el espacio entre las dos imponentes columnas del sótano, vitrina con diseños de estetoscopios más antiguos.

Como hemos visto, la exposición posee una narrativa rica al incluir un buen número de temas. Algunos de sus textos son particularmente pedagógicos al mostrar finura historiográfica, reflexiones claras sobre cómo se ha escrito la historia de la medicina. Esto se logra también con unos paneles que son ricos en imagen y ligeros en texto (en versión bilingüe catalán-castellano), quizá, a veces incluso demasiado lacónicos. Sin embargo, la exposición es bastante lineal en su narración de la auscultación, y dispersa, en cuanto a que sus numerosas piezas no acaban de formar un emblema suficientemente compacto, por razones espaciales como hemos visto, pero también de aproximación histórica e historiográfica.

En este sentido, los logros del montaje expositivo quedan lejos del reto planteado por su atractivo título. A pesar de esto, esta muestra pone de manifiesto cómo se puede hacer mucho con poco, en cuanto a materiales y apoyos expositivos, y al mismo tiempo cómo los fondos de una institución como el Instituto de Historia de la Medicina y de la Ciencia López Piñero son una mina increíble de fondos para la investigación, divulgación, enseñanza y exposición.

img_2200b

Vitrina con estetoscopios modernos. Al fondo, auriculares para el público.

Además, la exposición viene acompañada de un complemento esencial: un programa de actividades y conferencias, que incluyen la participación de expertos como Jacalyn Duffin y que se pueden seguir en directo por conexión remota de internet, a través de la plataforma de la Universitat de València.

Josep Simon

Para leer más

Tríptico de la exposición Escoltar per a Auscultar

Dossier informativo de la exposición Escoltar per Auscultar

Duffin, J. (2014). To See with a Better Eye: A Life of R. T. H. Laennec. Princeton: Princeton University Press.

Grmek, M. D. (1981). “L’ invention de l’auscultation mediate, retouches a un cliche historique”. Revue du Palais de la Découverte 22 (Aug), 107-116.

Johannisson, K. (2006). Los signos: El médico y el arte de la lectura del cuerpo. Barcelona: Melusina.

Lachmund, J. (1998). “Between scrutiny and treatment: physical diagnosis and the restructuring of 19th century medical practice“. Sociology of Health and Illness, 20(6), 779–801.

Lachmund, J. (1992). “Die Erfindung des artztichen Gehörs. Zur historischen Soziologie der stethoskopischen Untersuchung“. Zeitschrift Für Soziologie, 21(4), 235–251.

Lachmund, J. (1999). “Making Sense of Sound: Auscultation and Lung Sound Codification in Nineteenth-Century French and German Medicine“. Science, Technology & Human Values, 24(4), 419–450.

Weisz, G. (1987). “The Posthumous Laennec: Creating a Modern Medical Hero, 1826-1870”. Bulletin of the History of Medicine, 61(4), 541–562.

 

Notas

[1] Esto es lo que hace Karin Johannisson, aunque con propósitos más humildes, pero sin embargo con resultados excelentes.

[2] Véase por ejemplo el Oxford Handbook of Sound Studies.

[3] La pintura al óleo original se conserva en la University of Michigan, pero en su momento se hicieron numerosas reproducciones en papel que circularon como obsequio de la compañía farmacéutica a sus clientes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s