Rayos X ~ Laura Valderrama

RAYOS X

Laura Geraldine Valderrama Rengifo*

valderrama1

Figura 1: Radiografía de tórax (1896)

Los rayos X se definen como una forma de radiación electromagnética, invisible, capaz de atravesar cuerpos opacos y de impresionar las películas fotográficas; las imágenes de rayos X muestran el interior del cuerpo humano en diferentes tonos de blanco y negro, esto es debido a que cada tejido absorbe diferentes cantidades de radiación(1) (2).

El descubrimiento de los rayos X en 1895, desconcertó al mundo científico, hipnotizó la cultura popular y causó gran emoción en la comunidad médica; ya que para determinar la posición de los huesos rotos, el cirujano de finales del siglo XIX debía probar manualmente la lesión; la deformidad debido al desplazamiento e hinchazón, eran la clave diagnóstica más importante, mas no excluía la posibilidad de asimetrías congénitas, ni de fracturas que no causaran deformidad. Esto quiere decir que el diagnóstico ortopédico de finales del siglo XIX fue una tarea difícil tanto para el médico como para el paciente (3).

valderrama2

Figura 2: Laboratorio de Röntgen en Würzburg

El físico alemán Wilhelm Conrad Röntgen (1845-1923) descubrió los rayos X la noche del viernes 8 de noviembre de 1895. Actualmente existe cierta incertidumbre sobre lo que sucedió exactamente, debido a que Röntgen dio instrucciones de quemar parte de sus pertenencias después de su muerte. Por aquella época muchos físicos estaban estudiando la naturaleza de los rayos catódicos o de electrones, por lo que es probable que el investigador, mientras  experimentaba con los rayos catódicos, haya visto accidentalmente la misteriosa luminiscencia de un papel pintado con una sustancia fluorescente sensible a la luz (platino-cianuro de bario). El papel se encontraba a cierta distancia de un tubo de descarga de gas con el que estaba trabajando y, aún después de haber cubierto el tubo con cartón, la fluorescencia no disminuyó. Después de siete semanas de asiduo trabajo durante las cuales estudió las propiedades de este nuevo tipo de radiación, la llamó ‘‘rayos X’’ para subrayar el hecho de que su naturaleza era desconocida (4) (5).

Los fundamentos físicos y los efectos biológicos de los nuevos rayos eran en gran medida desconocidos hacia fines del siglo XIX; y debido a las condiciones técnicas, la aplicación de los rayos X primero se limitó a la descripción de la estructura ósea en el rango de las extremidades. Sin embargo, a medida que fue creciendo el nivel de conocimiento, también se empezaron a reconocer numerosas alteraciones anatómicas y enfermedades de los huesos, haciendo posible tratamientos más exitosos (4).

valderrama3

Figura 3: Examen radiológico (1896)

Desde el primer año del descubrimiento, los distintos especialistas médicos comenzaron a usar los rayos X; adquirieron equipos con sus propios recursos y comenzaron a explorar este nuevo territorio. Para ello, convirtieron los sótanos y bodegas de los hospitales en modestas salas de radiología o ‘‘estudios’’. Estos serían las semillas de los futuros departamentos de Radiología, contribuyendo así a la industrialización de la asistencia sanitaria (4) (6).

Actualmente los avances técnicos en radiología han resultado fructíferos para la práctica clínica, ahora contamos con radiología intervencionista, ecografías, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y tomografías por emisión de positrones; que en conjunto buscan progresar hacia un diagnóstico por medio de formas no invasivas y hacia un tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo. Pero se ha argumentado que las nuevas tecnologías privilegian la imagen sobre el cuerpo real y su experiencia, de modo que los propios pacientes pueden “desaparecer” detrás de las imágenes, ocultando los yoes incrustados en sus cuerpos, reforzando así el ya alienante efecto de la medicina hospitalaria (4) (7).

Referencias

  1. Rayos X: MedlinePlus en español. (2017). Medlineplus.gov. Consultado 30 de abril de 2017 .
  2. Empresarial, C. (2017). Enciclopedia Salud: Definición de Rayos X. Enciclopediasalud.com. Consultado 30 de abril de 2017.
  3. Golan, T. (2004). “Evidence of Things Unseen: The Legal and Medical Receptions of the X-ray in America”. Social Studies of Science, 34(4), 469–499.
  4. Busch, U. (2016). “Wilhelm Conrad Roentgen. El descubrimiento de los rayos x y la creación de una nueva profesión médica“. Revista Argentina De Radiología, 80(4), 298-307. .
  5. Buzzi, A. (2015). “La demostración pública de Röntgen“. Revista Argentina De Radiología, 79(3), 165-169.
  6. Hessenbruch, A. (2002). “A brief history of x-rays”. Endeavour, 26(4): 137-141.
  7. Blaxter, M. (2009). “The case of the vanishing patient? Image and experience”. Sociology of Health and Illness, 31(5), 762–778.

Figuras

Figura 1 – Figura 2 – Figura 3: Tomadas de: http://www.elsevier.es/es-revista-revista-argentina-radiologia-383-articulo-wilhelm-conrad-roentgen-el-descubrimiento-S0048761916301545#elsevierItemBibliografias.


Notas

* Este texto fue producido por la autora en abril de 2017 por encargo del Dr. Morobinski para la Enciclopedia Latinoamericana Biomédica Universal y en el contexto del curso Sociohumanismo I (4° semestre Medicina, Universidad del Rosario).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s