Rayos X ~ Christopher Montoya

RAYOS X

Granada, España, 13 de octubre del 2119

montoya-espanya

Dr. Christopher Montoya Vega*

Fisiólogo

Espero que si algún día alguien llega a leer este escrito y si ese alguien tiene algún tipo de conocimiento sobre aquello de lo que hablaré a continuación se comunique conmigo cuanto antes. Creo que he hallado, dentro de las cosas viejas de mi padre, algo que permitirá a la ciencia médica precisar nuevamente en su diagnóstico, como lo hacía hace algunos años.

Como bien sabe, no quedamos demasiadas personas sobre la faz de la tierra. Han pasado 102 años desde la tercera guerra mundial en donde Estados Unidos y Corea del Norte utilizaron como escenario de guerra cada rincón del globo terráqueo, generando así un caos casi inexplicable en donde abunda en la gran mayoría de los seres humanos las secuelas de las partículas nucleares utilizadas en las bombas. Los hospitales y centros de atención fueron destruidos, el hambre persigue a los continentes, la pobreza y enfermedad sobreabunda en cada familia sobreviviente y la ciencia, conocimiento y tecnología se encuentra en el momento más crítico de su historia. Por mi parte, acabo de perder a mi padre, a quien le agradezco todo lo que sé sobre medicina, ya que actualmente las universidades no existen, y por lo tanto el conocimiento se hereda de generación en generación.

He encontrado en una de las bodegas viejas de mi padre una máquina gigante, la cual se encuentra acompañada por unos cuantos libros, manuales y demás formatos antiguos que hablan sobre una tecnología antigua denominada rayos x.

Estos textos dicen los siguiente:

  • La primera lectura que encontré habla sobre el descubrimiento de estos rayos. “Los rayos x fueron descubiertos hace 224 años, más precisamente el 8 de noviembre de 1895, en el instituto de física de la universidad de Würzburg por Wilhelm Conrad Röntgen. Esta nueva tecnología tenía la capacidad de atravesar productos sólidos, pero no se sabían de que estaban hechos dichos rayos. Se les denominó con la letra x”.

En año nuevo de 1896, Röntgen le envió  a sus colegas una foto de la mano de su esposa tomada con esta nueva luz, generando así bastante impacto ya que “por primera vez se evidencia fotográficamente el interior del cuerpo humano”. (1)

  • Dentro del segundo paquete de documentos que encontré, los cuales estaban llenos de polvo, observé numerosos textos que hablaban sobre ciertos físicos de la época que se aproximaron a una explicación científica sobre estos rayos. Al principio la explicación física de esta tecnología no estaba bien consolidada. Fue hasta principios de 1929 que ciertos personajes como Val Mayneord, Sidney Russ y Hector Colwell comenzaron a realizar explicaciones desde la perspectiva de la ciencia físicas de cómo funcionaban los rayos x. (2)
  • Fue difícil para mí entender lo que decían estos textos. Los denominados rayos x son ondas electromagnéticas invisibles para el ojo humano. Dichas ondas surgen de fenómenos extranucleares a nivel de la órbita electrónica fundamentalmente producidos por desaceleraciones de electrones, los cuales se encuentran entre los rayos ultravioletas y los rayos gamma, y por lo tanto son  capaces de penetrar el cuerpo humano, produciendo así imágenes proyectadas de ciertas estructuras, dependiendo de la densidad de éstas en el interior del cuerpo. (3)
  • Se me hizo bastante interesante entender que anteriormente la genética era una disciplina importante dentro de la práctica médica. Hasta el surgimiento de disciplinas clínico-científicas como la genética no se entendía muy bien cuál era el impacto de los rayos x sobre el cuerpo humano. Esta [la genética] le permitió entender a los médicos de la antigüedad el impacto de la radicación sobre los tejidos humanos. (4)
  • Según lo que he leído, el descubrimiento de los rayos x generó un cambio en el paradigma de la ciencia médica ya que esta tecnología revolucionó por completo la manera en que se practicaba la medicina y tuvo un efecto profundo dentro de las diferentes ramas de la medicina como la ortopedia. Antes del descubrimiento de los rayos x la medicina estaba limitada por la falta de técnicas para poder observar el interior del cuerpo enfermo, y el diagnóstico con frecuencia dependía mucho de la evaluación clínica “algo muy similar a lo que sucede hoy en día”. Luego de la invención de los rayos x fue posible precisar más en el diagnóstico, con lo cual se instauraría en los pacientes un tratamiento más acertado y eficaz.
  • Dentro de los tantos documentos que revisé se habló un poco sobre la historia de mi hermosa patria. En el año 1896 los catalanes Tomás Esciche Mieg, Eduardo Lozano y Ponce de León (físicos), César Comas Llabería (estudiante de último año de medicina) y Eduardo Fonsterè Riba (meteorólogo y astrónomo), fueron los primeros personajes en hablar sobre una nueva tecnología denominada rayos x en todo España, como también los primeros responsables de los experimentos realizados en este territorio.(5)

Muy en el fondo de una caja encontré un par de papeles marcados con la bandera de mi España. A medida que los iba leyendo me hicieron sentir heredero del conocimiento y me estremecieron el alma, pues allí, plasmados sobre estas hojas antiguas y agrietadas, encontré ciertos nombres importantes sobre los cuales siempre le escuché a mi familia hablar, como lo es “Juan de Dios Simancas García”, un gran médico al cual mi honorable familia le debe todo su conocimiento. Este hombre fuera de ser el mentor de uno de mis tatara-tatarabuelos en la universidad, apoyándolo en todo su pregrado, en 1924 fue el primero en instalar en su consulta privada el primer gabinete radiológico en Granada. (5)

Lo anterior me permite entender muchas cosas, y pensar que todo esto no es casualidad, sino que muy por el contrario creo que me corresponde a mí devolverle a esta hermosa ciudad y a la memoria de Juan de Dios Simancas García “mentor medico de mi familia”, el honor de decir que Granada, España será el primer lugar de Europa en el que esta tecnología de los rayos x volverá a renacer.

Por lo anteriormente mencionado siento el compromiso de corresponderle a los pacientes de esta ciudad, Europa y el mundo con tecnologías antiguas como lo son los rayos x. Por lo tanto mi objetivo es entender por completo estos denominados rayos, desde cada una de sus perspectivas (creación, evolución, ventajas, desventajas) y mediante este conocimiento intentar rescatar este método diagnóstico perdido, poniéndolo nuevamente a la disposición de la medicina y de sus pacientes.

Pese a la falta de recursos en la actualidad como lo es la energía, espero que con tu ayuda pongamos a funcionar nuevamente esta máquina, la cual según las lecturas que he realizado fue fundamental durante muchos años en el ejercicio médico.

Posdata

Quisiera tener más información sobre esta máquina, pero durante la guerra todo se ha perdido, por lo tanto no queda más que el ingenio humano en estas circunstancias.

Y para ti que estás leyendo este texto, nuevamente te pido que me ayudes a devolverle a la medicina  aquello tan importante denominado “Rayos x”, el cual se perdió durante la tercera guerra mundial y que desde entonces no se ha podido recuperar por culpa de la corrupción, monopolización y  pobreza.

 Y por si te interesa, tengo 50 años y tras la partida de mi padre creo que ahora es mi responsabilidad corresponderle a los enfermos de esta época.

Saludos desde Granada, España

Firma un heredero del conocimiento médico, el cual se encuentra desesperado.

montoya2

Referencias

  1. Howell, J. “Clinical Use of the X-Ray Machine: The Newest Technology at the Oldest Hospital”. En: Technology in the Hospital: Transforming Patient Care in The Early Twentieth Century, Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1995, pp. 103-132.
  2. Mould, R.F (1995). “The early history of x-ray diagnosis eith emphasis on the contributions of physics 1895-1915”. Physics in Medicine and Biology, 40 (11): 1741-1787.
  3. Howell, J. (1991). “Diagnostic tecnologies: x-rays, electrocardiograms, and CAT scans”. Southern California Law Review, 65 (1), 529-564
  4. Hessenbruch, A. (1995) “X-Ray for Medical Use”. Physics Education, 30(6), 347- 355.
  5. Medina Doménech, R. M., Olagüe de Ros, G., & Ortiz de Zarate y Melibeo, J.C. (1994). “Ciencia y técnica en la Granada de Principios de siglo: (El Impacto del descubrimiento de los rayos X (1897-1907)”. Llull, 17, 103-117.


Notas

* Este texto fue producido por el autor en abril de 2017 por encargo del Dr. Morobinski para la Enciclopedia Latinoamericana Biomédica Universal y en el contexto del curso Sociohumanismo I (4° semestre Medicina, Universidad del Rosario).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s