Rayos X ~ María José Herran

RAYOS X

Perspectiva de la imagen del paciente detrás de los rayos X

María José Herrán Montes*

Al experimentar con los tubos catódicos, el profesor Wilhelm Conrad Röntgen descubre en 1895 los rayos X, definiéndose como una radiación electromagnética que permite a su vez una aproximación a la representación de la realidad del cuerpo humano.

herran1

Figura 1. Los periódicos de la época implementaban caricaturas sobre los rayos X, ésta se titula The New Roentgen Photography y fue publicada en 1896.

De este modo, los rayos X empiezan a jugar un papel importante en la comunidad ya que en un principio se emplean en obras de teatro e inclusive en sátiras en los periódicos de la época (Fig.1) antes de ser exclusivamente de uso clínico. Al ser un descubrimiento capaz de ver lo desconocido, en las sociedades europeas también se llegó a pensar que podría emplearse para ver espíritus. Pero finalmente, fue el área militar la que impulsó el uso de éstos clínicamente, especialmente a partir de la Primera Guerra Mundial donde los hospitales ya estaban dotados de los equipos adecuados (Fig. 2). Cabe resaltar que con la llegada de los rayos X también se establece la creencia de que la medicina es más una ciencia y no un arte.

No obstante, lo que no se sabía en aquel momento es que la era de las imágenes estaba a punto de comenzar impulsada por los rayos X y por consiguiente, la forma de ver al cuerpo humano cambiaría hasta tal punto que surge el interrogante de cómo el paciente puede desaparecer detrás de las imágenes.

herran2

Figura 2. Máquina de rayos X usada en el campo militar durante la Primera Guerra Mundial, en ella se puede observar al paciente y al técnico de la época.

A medida que pasa el tiempo, se considera más relevante tomar imágenes para confirmar un diagnóstico que la misma percepción del paciente. De este modo, los pacientes dejan de ser pacientes y se convierten en cuerpos que son entendidos a través de imágenes diagnósticas. Dicho en otras palabras, el médico se deja de guiar por su impresión y la del paciente respecto a sus síntomas para dar paso a las imágenes que permitieron el diagnóstico de alguna enfermedad sin la presencia física del paciente y menos de un examen físico. Esto se puede ver reflejado en la novela La montaña mágica de Thomas Mann. Tanta fue la importancia, prontitud en los resultados y confiabilidad atribuida a los rayos X, que se buscó emplearlos en 1907 para diagnosticar otras enfermedades prevalentes en la sociedad como la tuberculosis. Todos los factores anteriormente mencionados, confluyeron para dejar de ver al paciente desde su integralidad y empezar a observarlo como un código. Y como si fuera poco, es escasa la información existente acerca de la opinión de los pacientes respecto a la implementación de rayos X en ellos, dejándolos nuevamente detrás de las imágenes.

En conclusión, las imágenes diagnósticas pueden resultar útiles cuando hay discusiones entre doctores, pero no hay que dejar de lado la integralidad del diagnóstico en el paciente pues las imágenes de rayos X solo muestran un fragmento de éste. Adicionalmente, las imágenes generadas por lo rayos X se han convertido en representaciones de la realidad que hoy en día son imprescindibles en algunos diagnósticos médicos, cosa que no se pensaba antes del siglo XX.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Hessenbruch, A. (2002). “A brief history of x-rays”. Endeavour26(4): 137-141.
  2. Dijck, J. van. (2005). “X-Ray Vision in Thomas Mann’sThe Magic Mountain”. In The Transparent Body: A Cultural Analysis of Medical Imaging. Seattle: University of Washington Press, pp. 83–99.
  3. Heilbron, J. L. (2003). “X rays“. En: Oxford Companion to the History of Modern Science. Oxford: OxfordUniversity Press.
  4. Blaxter, M. (2009). “The case of the vanishing patient? Image and experience”. Sociology of Health and Illness, 31(5), 762–778.
  5. Pasveer, B. (1989). “Knowledge of shadows: the introduction of x-ray images in medicine”. Sociology of Health and Illness, 11(4), 360– 381.

 

FIGURAS

Figura 1.  Tomada de  Hessenbruch, A. (2002). “A brief history of x-rays”. Endeavour26(4): 137.

Figura 2. Tomada de http://www.kumc.edu/wwi/basehospital-28/clinicalservices/radiology.html


Notas

* Este texto fue producido por la autora en abril de 2017 por encargo del Dr. Morobinski para la Enciclopedia Latinoamericana Biomédica Universal y en el contexto del curso Sociohumanismo I (4° semestre Medicina, Universidad del Rosario).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s