Rayos X ~ Mariana Angulo

RAYOS X

Mariana Angulo*

angulo1

He encontrado un diario de una mujer que vivió hace ya algunos años, del que he tomado algunos fragmentos, que nos serán muy útiles para comprender el tema de los rayos X. Su nombre era Mariana Angulo Aguado, residente de Granada. Nació en 1874 y murió en 1929, o bueno, eso supongo, porque de ese año es su último escrito en el diario en el cual se despide, como si ella ya previera que algún curioso como yo encontraría su pertenencia.

Enero 15 de 1893: Estoy frustrada pues nunca podré ser profesional. A pesar de que amo leer, escribir, las ciencias y que mi mayor sueño es ser médica. Esto no será posible pues es muy poco accesible actualmente para las mujeres, sin embargo, esto no es impedimento para que intente adquirir conocimiento por otros medios y por lo menos no quedarme en la ignorancia y el conformismo.

Noviembre 8 de 1895: Hoy en Alemania Wilhelm Conrad Röntgen, profesor de Física, hizo un descubriendo que cambiará el curso de la ciencia, ¡Sí! los rayos X, ondas electromagnéticas que permiten ver el interior de cuerpo sin abrirlo, adentrarse en lo más profundo del ser, atravesando las barreras de vestimenta y piel, inclusive no se sabe aún, si también se puede  ver el alma en el interior y sus intenciones más profundas, también podría ser una respuesta a las dudas sobrenaturales y de otra dimensión, ya que esto logra ver mucho más allá del ojo humano.(1)

Mayo 7 de 1896: La prensa ha enloquecido totalmente en Granada desde que se descubrieron los rayos x, esto ha causado un tremendo furor. Los teatros, los juegos, las bromas, las noticias, los médicos, los físicos y hasta las tiendas de zapatos, tienen que ver con ellos, ¡Si, leyeron bien!, las tiendas de zapatos tienen rayos X y les llaman pedoscopios, estos pretenden mostrar el impacto de los zapatos incorrectos en los huesos de los pies y obviamente cumplir con el obsesivo deseo de la gente que busca a toda costa tener algún tipo de relación con esta poderosa máquina. Yo sólo no entiendo, cómo algo que se entromete tanto en la intimidad del ser humano puede haber desatado tal crisis maníaca (2).

Diciembre 5 de 1901: Me he estado sintiendo un poco enferma, llevo más de 3 semanas con tos, dolor en el pecho, he perdido mucho peso y tengo frecuentes episodios de fiebre (3), motivo por el cual he decidido ir a un buen médico, que pueda ayudarme y he encontrado al Doctor Juan de Dios Simancas García. (4).

Diciembre 26 de 1901: Este es el peor día de mi vida, hoy mi médico tratante, el prestigioso Doctor Juan de Dios Simancas García, me ha dicho que tengo tuberculosis, sí, el bacilo de Koch (5) ¿Que cómo se de eso siendo mujer? pues si bien es cierto que no soy María Elena Maseras Ribera, la primera mujer en acceder a la educación en España, quien logró acceder a la facultad de medicina en Barcelona, tampoco soy una iletrada, me  apasiona la ciencia así que he hecho lo que tenido que hacer para lograr tener ciertos conocimientos (6), pero bueno ese no es el motivo por el cual me encuentro escribiendo, el Doctor sospecha que esta terrible enfermedad invade mi cuerpo y ha decidido que debe hacerme una placa de rayos x.

Enero 2 de 1902: Llevo una semana decidiendo si acceder o no a la prueba, me encuentro aterrorizada, pues ésta no es de una mano o un pie, ya no es recreativa, esta me dará una sentencia o condena que me acompañará hasta el día de mi muerte. Me preocupa que el Dr. no encuentre mi alma, ¿Qué si mis pecados ya me han condenado?, ¿Es ético permitirle a un extraño que me conozca mejor que yo?, ¿Que vea mi interior?, ¿Renunciar a toda posibilidad de privacidad? Por otro lado, no sé si estoy lista para enfrentarme con la muerte, el hecho de ver mis huesos simboliza para mí verme en la tumba, adelantar lo inevitable y confrontarlo crudamente. (5)

Enero 25 de 1902: He decidido tomar la prueba, hoy se me realizará. Después de esto el médico me sentenciará o liberará, todo depende de una sola imagen.

El doctor me ha dado el resultado, estoy salvada no tengo el bacilo, mis pulmones se encuentran sanos, podré aplazar un poco la hora de mi muerte. Todo este proceso ha generado en mí tal curiosidad por los rayos x que he decidido seguirles la pista.

Junio 17 de 1910: Se ha descubierto que la radiación de los rayos x en exceso puede dañar todo tipo de tejido, esto según la teoría del punto de calentamiento la cual estipula que la radiación se absorbe en el tejido y se traduce en calor. Era cierto, la gente estaba enfermando, aquellos que trabajaban en la toma de estas pruebas reducían sustancialmente sus años de vida (1)

Julio 28 de 1914: Ha comenzado la Primera Guerra Mundial, para este entonces la mayoría de hospitales tienen sus rayos x y los utilizan indiscriminadamente para cualquier diagnóstico, esto es el pan de cada día en el frente europeo. Aunque ya se disponen de algunas medidas de protección como delantales y petos de plomo, se ha vuelto clave el concepto de dosis de radiación. (1)

Marzo 18 de 1928: Se creó un comité internacional de protección radiológica, fue una de las mejores noticias de las que me enteré pues temía que estos rayos acabaran con más vidas de las que salvaban. Se instauraron medidas de protección y éticas para evitar lesiones en los pacientes como en los profesionales. (1)

Agosto 30 de 1929: No ha cambiado mucho acerca de los rayos x, en cambio yo me he venido siento muy mal, creo que mi final está cerca. Ya escapé una vez de lo inevitable precozmente, sin embargo, en esta ocasión no creo que pueda lograrlo, ya no me resistiré a aceptar mi destino.

Referencias

  1. Hessenbruch, A. (2002). “A brief history of x-rays”. Endeavour, 26( 4): 137-141.
  2. Hessenbruch, A. (1995). “X-Rays for Medical Use”. Physics Education, 30(6), 347–355.
  3. CDC | TB | Datos básicos sobre la tuberculosis | Infección de tuberculosis latente y enfermedad de tuberculosis [Internet]. gov. 2017 [consultado 23 de abril de 2017].
  4. Medina Doménech, R. M., Olagüe de Ros, G., & Ortiz de Zárate y Melibeo, J. C. (1994). “Ciencia y técnica en la Granada de principios desiglo: El impacto del descubrimiento de los rayos X (1897-1907)”. Llull, 17, 103–117.
  5. Dijck, J. van. (2005). “X-Ray Vision in Thomas Mann’s The Magic Mountain”. In The Transparent Body: A Cultural Analysis of MedicalImaging. Seattle: University of Washington Press, pp. 83–99.
  6. Día Internacional de la Mujer: 100 años de igualdad en la Universidad – RTVE.es [Internet]. Rtve.es. 2017 [consultado 23 de abril de 2017].


Notas

* Este texto fue producido por la autora en abril de 2017 por encargo del Dr. Morobinski para la Enciclopedia Latinoamericana Biomédica Universal y en el contexto del curso Sociohumanismo I (4° semestre Medicina, Universidad del Rosario).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s