Rayos X ~ Sofia Lopez Ramirez

RAYOS X

Sofía A. López Ramírez*

 

La medicina se encuentra en constante innovación dado que considera relevante una actualización tanto metodológica como conceptual para tener un acercamiento cada vez más preciso con el cuerpo humano. Esto se evidencia en el siglo XIX con el descubrimiento de los rayos X y su aplicación en la medicina, lo cual cambió por completo la ciencia médica como se conocía hasta la época y dio a lugar una nueva relación entre la tecnología y el médico, que rápidamente reemplazó a la relación médico-paciente al momento del diagnóstico. Para que esto ocurriera no solo fue determinante el hallazgo de los rayos X por parte de Wilhem Conrad Röntgen, sino también una serie de investigaciones que permitieron entender cómo funcionaban este tipo de radiaciones (1), por lo cual este descubrimiento fue el resultado de un proceso de construcción científica que acercó la medicina y la tecnología.

lopezramirez1

Antiguo aparato de rayos X

Los rayos X se entienden propiamente como radiaciones electromagnéticas que emiten un rayo invisible que puede atravesar objetos opacos e imprimir imágenes (2). Lo anterior generó un gran impacto en la medicina pues al descubrir su utilidad diagnóstica e investigativa, permitió ampliar los límites que existían entre el cuerpo y el ojo del médico al poder ver aquello que el ojo por sí mismo no puede. Fue tal la importancia de este suceso que dio lugar a la radiología, la cual se enfocaría en el estudio del cuerpo humano a través de las imágenes impresas por estos rayos.

La relevancia médica de los rayos X fue promovida en gran medida por la objetividad del procedimiento. Este método no necesitaba más que la impresión de la imagen para poder dar un diagnóstico y seguimiento válido de la enfermedad. Por lo tanto, se reemplaza la impresión subjetiva del médico tratante con la evidencia objetiva de la radiografía (3). La experiencia y presencia del paciente tampoco fueron necesarias al momento del diagnóstico. El lugar de diagnóstico ya no era el paciente, el verdadero lugar diagnóstico y de gran relevancia para el médico es entonces dónde se sitúe la imagen considerada como el ‘verdadero paciente’ (4). De igual forma, al ver que este método mostró gran eficacia, los médicos le atribuyeron mayor credibilidad a la tecnología en el diagnóstico y tratamiento del paciente y rápidamente, la imagen fue reemplazando el valor que antes tenían técnicas como la percusión y la entrevista. Es así como los rayos X, al igual que las tecnologías emergentes, comienzan a definir y cambiar las brechas entre diferentes relaciones, como lo es la relación médico-paciente.

De esta manera, al poder mirar a través de la piel patologías, defectos e incluso fracturas en el paciente, se logra un abordaje y seguimiento de la evolución de la enfermedad más preciso con los rayos X. Un ejemplo de esto fue la tuberculosis, la cual previamente a la imagenología, se diagnosticaba y trataba netamente a partir de la experiencia sensorial del médico pero gracias a las imágenes radiográficas se pudo tener un diagnóstico precoz y seguimiento (3).

Para concluir, aunque la nueva relación entre la tecnología y la medicina demerita de cierta manera el valor de la relación médico-paciente en el diagnóstico médico, es imprescindible la importancia de los rayos X en la investigación y abordaje de las enfermedades. Cabe resaltar que los rayos X llegaron a incluirse en la medicina como una herramienta diagnóstica a la cual se atribuyó gran validez por su innovadora técnica que genera una representación casi exacta de los cuerpos aunque no completa o transparente.

 

Referencias bibliográficas

  1. Heilbron, J. L. (2003). “X rays”. En: Oxford Companion to the History of Modern Science. Oxford: Oxford University Press.
  2. Real Academia Española. Rayos X [Internet]. 23rd ed. Diccionario de la lengua española. Madrid: Espasa Libros; 2014 [consultado 27 de abril de 2017].
  3. Dijck, J. van. (2005). “X-Ray Vision in Thomas Mann’s The Magic Mountain”. In The Transparent Body: A Cultural Analysis of Medical Imaging. Seattle: University of Washington Press, pp. 83-99.
  4. Blaxter, M. (2009). “The case of the vanishing patient? Image and experience”. Sociology of Health and Illness, 31(5), 762-778.

Figuras

Figura 1: Tomada de: http://tomascabacas.com/antiguo-aparato-de-rayos-x-no-9/r25/

 

 


Notas

* Este texto fue producido por el autor en abril de 2017 por encargo del Dr. Morobinski para la Enciclopedia Latinoamericana Biomédica Universal y en el contexto del curso Sociohumanismo I (4° semestre Medicina, Universidad del Rosario).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s