Rayos X ~ Sofía Zambrano

RAYOS X

Sofía Zambrano*

 

Para el invierno de 1895, Wilhelm Conrad Röntgen desconocía que su descubrimiento cambiaria el rumbo de la medicina para siempre. Descubrió que al pasar una corriente eléctrica a través de un tubo de rayos catódicos, podía producir una forma de radiación, podía penetrar objetos sólidos. Röntgen sabia que las radiaciones electromagnéticas podían ser defractadas, refractadas, polarizadas y producir patrones de interferencia pero no había conseguido hacer que los rayos X se comportaran de tal forma, por esto los llamó rayos X porque la X representa una incógnita en matemáticas, al igual que la naturaleza de los rayos (2).

zambrano1

Figura 1. Mano de Berta Röntgen tomada en noviembre de 1895

Para los primeros años, los rayos X generaron un gran debate, primero por su naturaleza desconocida y segundo porque su uso en los inicios no fue sólo médico; una de las primeras fotos publicadas en todo el mundo, tanto en revistas médicas como revistas populares, fue la mano de Bertha Röntgen (Fig. 1) mostrando su anillo. Esta radiografía creó una tendencia donde las mujeres tomaban rayos X de sus manos para entregárselas a sus amados como fotografías íntimas. Además, existían estudios de rayos X donde los nuevos rayos eran vistos como fotografías que revelaban todo lo que había debajo de la piel y estos estudios eran manejados por fotógrafos sin entrenamiento clínico, hasta la década de 1910 cuando la radiología se comenzó a desarrollar como una rama de la medicina (1).

No sólo eran sus diferentes usos los que causaban interés, les permitían a los médicos ver a través de la piel, detectar enfermedades y huesos rotos, así como también atravesar el cuerpo y revelar lo más intimo de la vida: lo que hay en el corazón. Es decir, su significado no era exclusivamente médico; los rayos mostraban más que huesos, exponían el carácter desnudo de la persona y sus pasiones más profundas, podía revelar los secretos del alma (1).

En cuanto a su utilidad médica, los rayos X se utilizaban en el diagnóstico de enfermedades permitiendo una visión objetiva. Antes, el diagnóstico se basaba en una impresión sensorial dada por el médico, que escuchaba y tocaba para poder llegar a un diagnóstico. Los rayos X remplazaron la subjetividad sensorial del médico por una evidencia visual pretendidamente objetiva. Eran útiles para diagnosticar enfermedades como la tuberculosis. También fueron cruciales en la ortopedia dado que previo a su uso, las fracturas se diagnosticaban mediante la manipulación manual, se veía la deformidad y los movimientos anormales y se escuchaban las crepitaciones que producían los huesos rotos, con los rayos X el médico observaba las fracturas sin necesidad de palpar, y eran  útiles en proveer información diagnóstica sin la participación activa del paciente dado que no siempre éste era preciso al dar información. Aunque, había médicos que consideraban que llevar al paciente a la zona de rayos X era algo doloroso e innecesario (4).

Finalmente los rayos X fueron introducidos en todos los hospitales a lo largo del siglo XX y se convirtieron en una herramienta fundamental en el diagnóstico de diferentes enfermedades. Para 1930 los rayos X se utilizaban en el diagnóstico de la tuberculosis, en 1960 la mamografía permitió detectar el cáncer precozmente, en 1970 se desarrolló la tomografía computarizada que permitía ver más que los huesos (3). Su aceptación en la medicina no fue inmediata, pero sí cambió el campo diagnóstico pasando de la subjetividad sensorial del médico a la objetividad de la imagen.

Referencias bibliográficas

  1. Dijck J. The transparent body. 1st ed. Seattle: University of Washington Press; 2005.
  2. Hessenbruch A. Calibration and Work in the X-Ray Economy, 1896-1928. Social Studies of Science. 2000;30(3):397-420.
  3. Hessenbruch A. A brief history of x-rays. Endeavour. 2002;26(4):137-141.
  4. Howell J. Technology in the hospital: Trans-forming patient care in the early twentieth century. 1st ed. Baltimore; 1995.


Notas

* Este texto fue producido por la autora en abril de 2017 por encargo del Dr. Morobinski para la Enciclopedia Latinoamericana Biomédica Universal y en el contexto del curso Sociohumanismo I (4° semestre Medicina, Universidad del Rosario).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s