The History of Medicine (A Very Short Introduction): Una Reseña

Dana Mikler Anaya*

 

No puede tener un mejor título este libro porque no hay una mejor manera de describirlo. En tan solo 156 páginas logra contar detalladamente lo que es la evolución de la medicina como ciencia de la humanidad. Ejemplos, imágenes, analogías y referencias son algunos de los elementos que utiliza para adentrarnos en la crónica de la ciencia de la salud (y la enfermedad). A lo largo del libro se evidencia cómo la medicina se ha ido desarrollando a lo largo de los siglos gracias a diferentes circunstancias que cruzan el arte de la práctica médica con los parámetros de lo social. En algunos casos, por ejemplo, por los avances tecnológicos de la sociedad, y en otros por las demandas generadas por la sociedad ante las secuelas de las guerras. Esta reseña tiene como objetivo, por un lado, mostrar algunas de las ideas más importantes que el libro pretende transmitir, y por otro lado, generar algunas críticas constructivas, a manera subjetiva, para evidenciar el punto de vista personal generado por la lectura.

El libro está estructurado en 6 capítulos: medicina al lado de la cama del paciente, de la biblioteca, del hospital, de la comunidad, del laboratorio y, por último, de la época moderna. Por medio de estas perspectivas el autor pretende mostrar cómo la medicina se ha ido expandiendo a medida que la humanidad ha crecido, que la sociedad se ha ido desarrollando, que la comunidad científica transformado sus conocimientos, y que la sociedad ha ido demandando cada vez más de los médicos.

En la época de la Antigua Grecia, el médico era quien se desplazaba para llegar la paciente hasta su cama (literalmente). El médico evidenciaba las circunstancias en las que vivía el paciente para poder diagnosticarlo de una manera más holística o integral. Este acercamiento permitía relacionar infinidad de determinantes causales de la enfermedad que fueron plasmados en los llamados “tratados médicos”. El paso del tiempo y las múltiples guerras generaron pérdida de muchos de estos tratados; sólo unos pocos sobrevivieron. Estos pocos se utilizaron hasta la época del Renacimiento, época de la “medicina de biblioteca”. Ahora los dueños del conocimiento eran aquellos que tenían el derecho de leer libros de conocimiento científico. En esta época se propusieron “parámetros” para ver al paciente; el médico busca en el paciente lo que lee en el libro porque se creía que estos decían toda la verdad. El intento de “encontrar el libro en el paciente” generó que la medicina empezara a perder sus bases holísticas de la manera de hacer el diagnóstico. Este valor se terminó de perder en el siglo XIX en Francia al desarrollarse la llamada “medicina del hospital” porque se generó un cambio en la forma de pensar de los doctores: ahora se trataba de “leer poco, ver mucho, hacer todavía más”. Ya no era tan importante lo que decían los libros porque no todo era cierto; ahora lo importante era encontrar la lesión anatómica en el cuerpo.  Simultáneamente a todos estos momentos de la medicina, por eventos como la peste negra que generó muerte masiva, se creó la “medicina de la comunidad”: una medicina encargada de controlar el ambiente rural y urbano para así prevenir enfermedades infecciosas contribuyendo al desarrollo de la salud pública. El afán por conocer la etiología principal de muchas de estas enfermedades epidémicas, junto con el desarrollo tecnológico de la época, contribuyó a la configuración de la “medicina de laboratorio”.

El libro concluye con la “medicina contemporánea” comentando desde una perspectiva contemporánea los impactos que han tenido las diferentes etapas de la medicina en su desarrollo global. Hoy en día la formación médica abarca todos los tipos de medicina porque se tiene la idea, que es válida hoy pero de pronto mañana ya no, de que un médico debe conocer todos los aspectos de su carrera.

Las publicaciones de nuevos hallazgos en las revistas de medicina, así como la impresión de libros con conocimiento médico hoy en día están al alcance de cualquier persona con acceso internet, tanto médicos como pacientes. Cuando pensamos en el lugar de la medicina lo primero que nos viene a la mente es un hospital. Desde su creación han tenido varios cambios, pero hoy cumplen con el objetivo de hacer más eficiente el tratamiento de los pacientes teniéndolos a todos bajo un mismo techo, en principio libre de factores de riesgo. La medicina de la comunidad la encontramos hoy en día con el nombre de “epidemiología” y “atención primaria en salud”. Este enfoque pretende tener “un aire más limpio”. Teóricamente es un enfoque lógico e inteligente, pero hubo momentos en la historia en los que se llevó este concepto al extremo y generó todo lo contrario al objetivo principal: matanzas masivas. Un ejemplo clásico de esto es la Alemania Nazi que buscaba eliminar del ambiente a los judíos, gitanos y otras comunidades porque “eran la causa de la desgracia alemana”.

Esta forma de entender la medicina propuesta por William Bynum en su libro, es una forma sencilla y clara que permite comprender cómo la ciencia de la salud ha llegado a ser lo que es hoy en día. Hacer una crónica desde diferentes puntos de inicio de la medicina es una manera fácil de seguir y comprender la historia, pero parece que hay formas más entretenidas y no convencionales de contar la historia que a tantos nos interesa. Una posibilidad, que este libro menciona, pero no como tema principal, sería por ejemplo narrar la medicina a través de cómo se entendió el cuerpo a lo largo de los años: ¿Cuándo y por qué comenzaron las autopsias?, ¿Cómo se entendían los diferentes sistemas? De esta manera se podría construir una historia social y cultural de la medicina desde la perspectiva de la anatomía y la fisiología que abarcara todos los momentos de la historia. Otra manera de abordar una historia global de la medicina podría ser desde las perspectivas de los diferentes actores históricos que construyen los fenómenos médicos: los pacientes, los médicos, el gobierno, las industrias…De esta manera se podría ver qué tanta influencia han tenido los distintos actores, al mismo tiempo que se propone una visión del desarrollo de la medicina como una ciencia, un arte, y un negocio entre otros, con el fin de crear una historia mucho más rica en perspectivas.

Hablando desde una perspectiva un poco más técnica, me parece que la forma en que Bynum conecta los fenómenos por medio de los capítulos (al lado de la cama, biblioteca, hospital, comunidad y laboratorio) genera en el lector la posibilidad de encontrar un hilo conductor cuando a primera vista parece no existir. Desde mi punto de vista, el hilo conductor es la tecnología: Por ejemplo, el paso de la cama del paciente a la biblioteca indica que los reportes y hallazgos de los médicos están disponibles en libros para todo el que quiera. Pasar de la biblioteca al hospital indica que la sociedad ha avanzado en conocimiento y técnicas y por lo tanto se podían estandarizar

La forma en la que el libro narra la historia de la medicina es una historia útil, entendible, didáctica y sencilla para quienes están entrando al tema por primera vez. Personalmente, como estudiante de medicina llevo estudiando el tema desde hace ya dos años y siento que podría avanzar un paso más si empezara a conocer la historia desde otros puntos de vista diferentes a los ya estudiados en semestres anteriores. Volver a conocer la historia nunca sobra y cada vez que se estudia se aprenden cosas nuevas, por lo que he sentido útil este libro para conocer más acerca de la ciencia a la que me dedicaré el resto de mi vida. Pero no estaría de más empezar a buscar otras versiones acerca de la misma historia porque como se sabe “de la historia sólo se conoce el lado de los vencedores”.


Notas

* Esta reseña (del libro Bynum W. The History of Medicine (A Very Short Introduction). New York: Oxford University Press, 2008), fue realizada por la autora en mayo de 2017 en el contexto del curso Sociohumanismo I (4° semestre Medicina, Universidad del Rosario).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s