Microscopio, por Luisa Fernanda León

 

El diseño del microscopio a lo largo de la historia como reflejo de su concepción en la sociedad

Luisa Fernanda León*

 

Atribuir la creación del microscopio a una sola persona resulta extremadamente complicado debido a la falta de información confiable y a la ambigüedad en la definición del microscopio óptico. En el sentido estricto de la palabra, la Real Academia Española ha definido el microscopio como “Instrumento que permite observar objetos demasiado pequeños para ser percibidos a simple vista”. Si uno tomase esa definición, una lente podría ser considerada un microscopio. En efecto, los primeros usos de lentes para magnificar objetos aparecen en Medio Oriente entre los siglos IX-XIII. Posteriormente, Roger Bacon en su obra “Opus maius” también describe los usos de los lentes para observar objetos que escapan la agudeza visual humana.

De esta forma, cuando se empieza a hablar del origen del microscopio es importante distinguir entre el microscopio simple y el compuesto. Aunque el origen del microscopio compuesto, es decir, aquel formado por dos o más lentes, podría atribuirse a Zacharias Janssen o a Hans Lippershey, el del microscopio simple puede datar de mucho antes. Ahora bien, más allá de debatir acerca del origen del microscopio, resulta interesante observar cómo sus diseños a lo largo del tiempo permiten construir un concepto social alrededor de la figura del microscopio.

La utilización del microscopio compuesto como herramienta científica no ocurrió sino hasta más de un siglo después de su descubrimiento. Una de las principales razones para explicar este fenómeno es el concepto físico de aberración esférica y cromática que se produce al juntar dos o más lentes. Aunque la explicación física es más compleja, en pocas palabras, poner dos lentes en línea, como lo hizo Zacharias Janssen o Galileo en un principio, magnifica en mayor medida la imagen, pero distorsiona tanto su calidad como su color. Lo anterior explica por qué la observación de “células” por Robert Hooke o la observación de “microorganismos” por Anton van Leeuwenhoek fueron realizadas mediante un microscopio simple con una única lente diminuta y no con uno compuesto.

Entonces, resulta curioso analizar por qué durante los años que siguieron al descubrimiento del microscopio, la variación en el diseño del mismo no obedeció a mejorar la resolución óptica sino a mejorar la estética del instrumento. Contrario a lo que pasó con el telescopio, que se consolidó como una herramienta científica poco después de su descubrimiento, el microscopio formó parte de la cultura científica amateur en Europa. Dicho de otra forma, el microscopio empezó siendo un objeto de recreación en la sociedad aristocrática.

Para ilustrar lo anterior, en anexo se muestran los modelos de tres microscopios compuestos desarrollados por Culpeper, Ross y Duboscq, respectivamente, entre los siglos XVIII y XIX y se comparan con el microscopio simple de van Leeuwenhoek y el microscopio de Nuremberg del siglo XVIII. Al observar los tres primeros microscopios claramente se observan diseños ostentosos, elegantes, dorados y de trazos finos. Igualmente, todos tienen un pequeño cajón con diferentes accesorios que hacen la experiencia más amena; incluso el microscopio solar de Duboscq representa esa relación tan arraigada entre naturaleza y ciencia durante el siglo XVIII, ya que debía usarse frente a una ventana. Lo más interesante es cómo estas figuras a pesar de ser más bellas estéticamente eran menos funcionales y tenían menor resolución que el microscopio simple de van Leeuwenhoek.

Por otra parte, la observación de un modelo como el microscopio de Nuremberg muestra la brecha tan grande que existió sobre la concepción del microscopio y de la ciencia entre la Europa continental y el Reino Unido. En efecto, el primer país en cambiar el paradigma con relación al microscopio fue Alemania, pues pasó a modelos de bajo costo que le apostaron a mejorar la resolución de la imagen más allá de la apariencia del instrumento que se usara. No es entonces coincidencia que, aunque el británico J. J. Lister lograra mejorar significativamente la resolución del microscopio óptico, no fuese sino hasta los cálculos del alemán Ernst Abbe que el microscopio óptico alcanzó su máxima resolución a finales del siglo XIX.

Claramente el presente artículo se queda corto frente al abanico de posibilidades que podrían surgir a la hora de estudiar los innumerables diseños que aparecieron a lo largo de la historia del microscopio. No obstante, pretende mostrar cómo la transición entre una cultura aristocrática del microscopio hacia una cultura científica del mismo fue acompañada de primera mano por un cambio en la forma de concebir el microscopio. Conforme aparecieron microscopios de menor costo, el esfuerzo por construir un instrumento más bello fue modificándose hacia la construcción de un mejor instrumento. De hecho, si se analiza la historia reciente del microscopio, los cambios dejan de ser de forma y pasan a ser de funcionalidad, como el descubrimiento del microscopio electrónico por parte de Ruska en 1938 o la aparición del microanálisis por rayos X en los 70s.

 

Referencias bibliográficas

  1. Microscopio. Diccionario de la Real Academia Española. 2017 [citado 27 Octubre 2017].
  2. Alhazém – Roger Bacon [Internet]. Histoptica.com. 2017 [citado 27 Octubre 2017].
  3. Gall J. Microscopy: Early History of the Microscope. Presentation presented at; 2014; Carnegie Institute of Science.
  4. Allen, E., & Turk, J. L. (1982). “Microscopes in the Hunterian Museum”. Annals of the Royal College of Surgeons of England, 64(6), 414–418.
  5. Bennett, J. A. (1989). “The Social History of the Microscope”. Journal of Microscopy, 155(3), 267–280.
  6. Andrews, E. B. (2009). “Windows on a Lilliputian World: A Personal Perspective on the Development of Electron Microscopy in the Twentieth Century”. Notes and Records of the Royal Society, 63(2), 169–181.
  7. Microscopes: Time Line [Internet]. Nobelprize.org. 2017 [cited 27 October 2017].
  8. Compound Microscope and Case (Getty Museum) [Internet]. The J. Paul Getty Museum in Los Angeles. 2017 [cited 27 October 2017].

 

Anexo

 

León-2

Figura 2. Microscopio óptico monocular fabricado por Andrew Ross. Tomado de: https://estadovital.com/wp-content/uploads/2011/09/0386-1849-A.-Ross-No-386-08.jpg

 

 

León-4

Figura 4. Representación del microscopio utilizado por Arthur Van Leeuwenhoek. Tomado de: http://www.investigacionyciencia.es/files/20567.jpg

 

 

* Este texto fue producido en octubre de 2017 por el autor, para la Enciclopedia Latinoamericana Biomédica Universal editada por el Dr. Arsenio Morobinski, dentro del curso Sociohumanismo I (4° semestre de la carrera de Medicina), impartido en la Universidad del Rosario, Bogotá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s