Electrocardiografo ~ Julian Gomez Suescun

Respuesta a solicitud de contribución Enciclopedia Latinoamericana Biomédica Universal. – 15 de abril de 2018.
Gómez, Julián <juliang.gomez[at]urosario.edu.co>
14/05/2018

Respetado colega,

Doctor Morobinski, permítame empezar por agradecerle la confianza que deposita en mí para ser parte de la edición de la tercera década de la clásica Enciclopedia Latinoamericana Biomédica Universal; es grato saber que tantos años de estudio merecen el reconocimiento de alguien tan respetado como usted. Es un honor para mí participar en este proyecto y espero que lo que he preparado para ser publicado en su enciclopedia sea de su completo agrado. A continuación, me permito enviarle lo que he elaborado con suma satisfacción para que tenga usted acceso previo a lo que será la entrada sobre el Electrocardiógrafo.

Nuevamente agradezco la oportunidad.

Atentamente,

Dr. Julián Gómez Suescún.
Experto en Historia de la Medicina
Colegio Mayor Nuestra Señora del Rosario

 

ELECTROCARDIÓGRAFO

Julián Gómez Suescún*

 

GomezSuescun-1

Fig. 1. Electrocardiógrafo – Ubicado en el Museo Historia de la medicina Ricardo Rueda González. Bogotá-Colombia.

Para empezar a hablar del electrocardiógrafo es importante saber acerca del origen de este instrumento. Para que el electrocardiógrafo llegara a ser un instrumento usado en la práctica clínica tuvo que seguir un proceso que podría denominarse evolutivo debido a las adaptaciones que tuvo que tener para lograr “sobrevivir”. Para la concepción de este instrumento fue necesario combinar varias tecnologías como el galvanómetro de cuerda siendo su parte más delicada e importante debido al campo magnético que genera para el movimiento de la aguja (1); lentes de microscopio para ver claramente; el arco de carbón como fuente de iluminación y finalmente el movimiento del filamento era registrado por una cinta fotográfica impregnada con una emulsión sensible(2), todos explicados en otras entradas de esta enciclopedia. De no ser por esos avances tecnológicos y la necesidad de medir la actividad eléctrica del corazón la historia del electrocardiógrafo probablemente sería muy diferente.

Fig. 2. Primer prototipo del electrocardiógrafo, utilizado por Thomas Lewis (entre otros).

Una vez desarrolladas estas tecnologías, entre 1901 y 1908 Willem Einthoven en colaboración con la Cambridge Scientific Instrument Company lograron integrarlas en un instrumento del tamaño, peso y diseño adecuados  para que esta nueva máquina pudiera ser utilizada en habitaciones o consultorios (2), lo que abrió un periodo de adquisición de esta tecnología en algunos hospitales. Uno de los primeros usuarios del electrocardiógrafo fue Thomas Lewis a quien se le dio uno en préstamo con opción de compra y con el que condujo varias investigaciones sobre su aplicación clínica. Lewis fue uno de los médicos que vio más claramente las conexiones entre el sistema de conducción del corazón, el instrumento de Einthoven y la definición de arritmias cardiacas (3). Junto a otros usuarios (entre ellos John Parkinson) ayudaron a aprobar y mejorar o modificar estos instrumentos que más tarde fueron usados en la época de la guerra de 1914 en rutinas clínicas y en investigación. No obstante, debido a su tamaño y tecnología presentaba problemas como que se sobrecalentara por el electro magneto y la lámpara o el crecimiento de hongos al intentar solucionar ese problema con baños de agua, entre otras cosas. (4)

Fig. 3 Cardiógrafo portátil modelo maletín de mano

El primer cambio grande en el electrocardiógrafo se dio en 1920 principalmente por la necesidad de poder utilizar esta tecnología con pacientes a quienes se les dificultaba llegar a los lugares donde estaba disponible. El hacer cambios donde se reducía el tamaño de sus componentes como la batería o la fuente de luz permitió montar el nuevo diseño en ruedas de modo para aumentar su movilidad, influyendo muy positivamente en el mundo de la medicina(2). Ocho años después surgió la necesidad de que el diseño fuera realmente portátil, objetivo logrado gracias a los esfuerzos de Maurice Cassidy y el doctor Donald Hall en gran parte por la introducción de galvanómetros de menor tamaño y peso y a la posibilidad de revelar los resultados en la misma casa de los pacientes. Para el año de 1936 se llegó a un diseño al estilo de un maletín de mano (Fig. 3) que pesaba 13.6 Kg, habiendo reducido 291Kg del diseño original(4).

Como pudimos observar esta “evolución” tomó 30 años en los que el cardiógrafo se vio obligado a adaptarse a nuevas necesidades de la sociedad y de los pacientes y médicos, principales beneficiarios de su utilidad.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Jackson W. Galvanómetro. En: Enciclopedia práctica Jackson. Colonial press INC; 1953, p. 415.

2. Burnett, John. “The Origins of   the   Electrocardiograph   as   a   Clinical   Instrument”. Medical History Supplement No. 5 (1985): 53-76.

3. Frank Jr., Robert G. The Telltale Heart: Physiological instruments, Graphic methods, And Clinical Hopes. En: Coleman W, Holmes F, editors. The investigative enterprise. p. 211-290.

4. Barron, S. L. (1950). “The Development of the Electrocardiograph in Great Britain”. British Medical Journal, 1 (4655), 720–725.

 

 

* Este texto fue producido por el autor en abril de 2018 por encargo del Dr. Morobinski para la Enciclopedia Latinoamericana Biomédica Universal y en el contexto del curso Sociohumanismo I (4° semestre Medicina, Universidad del Rosario).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s