El Palo del ahorcado y de la vida en Ciudad Bolivar

Nicole Juliana Mikly Bernal

nicole.mikly@urosario.edu.co

Ese palo es importante para nosotros, el registro inicial data del 64. Creemos que tiene más o menos 100 años y fue el que vio poblar este territorio. Ese palo para el colegio es muy importante y la comunidad sube en procesión al palo. Todo el mundo lo reconoce y queremos patrimonializarlo.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018 )

El Palo del Ahorcado se encuentra en Ciudad Bolívar, en el Suroccidente de la ciudad de Bogotá, donde la pobreza es la expresión del olvido estatal, los servicios públicos son precarios, muchas calles se encuentran sin pavimentar y la minería ilegal erosiona el territorio. Allí, los habitantes viven entre el polvo y las micro-partículas que se levantan con el viento de las canteras de explotación. Ciudad Bolívar, es la localidad número 19 de Bogotá; está repartida en ocho UPZ en la parte urbana, uno de los cuales es UPZ 70, Jerusalén, donde se encuentra el barrio Potosí0.

Imagen 1: la imagen muestra el Palo de la vida, la minería ilegal que lo rodea y las montañas de Ciudad Bolivar

Ciudad Bolívar, es una de las localidades más marginadas y desvalorizadas de la ciudad. Esto se debe a un problema estructural e histórico. Se trata de una localidad donde la población rural migrante llega a buscar tierra para poder vivir. Estos migrantes son en su mayoría desplazados por el conflicto interno colombiano, lo cual agrava las condiciones de precariedad en la que llegan a la ciudad y a la localidad en cuestión. Es por esto que en esta localidad, se concentra la inseguridad tanto civil como social. A pesar de todo este dramático panorama, existe un elemento natural que ha dotado de fuerza y valor simbólico a una parte de la comunidad que habita la localidad y es el “Palo del ahorcado”.

El Palo del ahorcado y de la vida
El Palo del ahorcado, es un árbol de eucalipto de 30 metros de alto y más de 100 años del cual se desprenden leyendas, historias, noticias y reuniones familiares. La primer leyenda, es la que le da el nombre al árbol, y corresponde al suicidio de algunas personas en este: “Dicen que mucha gente se ahorcó en el palo, pero en el palo nunca se ha ahorcado nadie” (Segura, 2016). La historiadora Blanca Pineda, menciona que en 1938 los primeros pobladores de Ciudad Bolívar iban a visitar este místico árbol y cuentan que el primer ahorcado fue una mujer llamada Ernestina, que le quitó el esposo a su amiga María y se fue a vivir con él: “Un día Pablo salió a desaguar y nunca regresó a la casa. Ernestina salió desesperada, buscando a su marido y él apareció muerto, con muchos rasguños desconocidos que para entonces decían que era el diablo. La Ernestina se desesperó tanto que se colgó en el árbol”. (Segura, 2016) Debido a que este era un amor “mal visto”, porque Pablo le fue infiel a María con Ernestina, la comunidad relacionó el crimen con el diablo por el pecado de adulterio. Por este motivo, los antiguos pobladores decían escuchar rugidos del viento en la montaña, y ver tres luces que aparecían en el Palo y simbolizaban a Ernestina, María y Pablo. Incluso, se llegaron a mencionar brujas volando alrededor del árbol, algunos avistamientos ovnis y una guaca1 debajo del árbol.

Cada año, los pobladores del barrio le han ido añadiendo más muertos a esta leyenda y a la par, con el crecimiento urbano, se desaparece el miedo a las leyendas creadas y el Palo del ahorcado se convierte en un lugar simbólico de reunión y de lucha social.

1. Entre la vida y la muerte: el árbol como símbolo social, cultural y religioso
Aunque en las leyendas se cuenta que es un lugar donde se suicida mucha gente, la comunidad de Potosí solo ha conocido un suicidio – que ocurrió hace aproximadamente, diez años: “Un hombre de 25 años, habitante del sector del Tanque. Agobiado por deudas y porque la joven mujer con la que vivía le fue infiel, decidió quitarse la vida.” (Segura, 2016). No obstante, el árbol simbólicamente no solo se relaciona con la muerte, también con la vida social y religiosa que es bastante activa en la actualidad. Una de estas formas simbólicas y de reunión, se ve manifestada a través de la religión:

Todos los años el viernes santo sube una, desde 1994, sube una peregrinación a hacer el viacrucis ¿sí? Acá a la montaña, están las 12 estaciones y pues la última estación es acá el palo del ahorcado, digamos como emulando el Monte Gólgota y todo eso ¿sí? que fue donde mataron y crucificaron a Jesús y todo eso. Entonces la gente viene por cantidades, este año vino mucha más gente estamos hablando como de unas, sin mentirte, estamos hablando como de unas 20 mil, 30 mil personas.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018)

Se cree que esta es la tercera peregrinación más grande de la capital el viernes santo; esta tradición inició desde que las parroquias de Candelaria La Nueva, El Tanque y Potosí se pusieron de acuerdo para establecer el árbol como última estación. En este ritual, los feligreses amarran cruces con sus nombres al árbol para mostrar su fe y sacrificio. También, amarran al tronco cuadros y camándulas.

Pero el árbol, también es sinónimo de fiesta: Cuando el viacrucis acaba muchas personas aprovechan para almorzar allí o compran chicha2 que ofrecen al salir de la zona del viacrucis. Socialmente el árbol ha sido un referente local: antes de que fuera privatizado el terreno, se realizaban reuniones, paseos familiares conocidos tradicionalmente como paseos de olla, o se iba a volar cometa. Estos son algunos ejemplos de la centralidad que el árbol ha tenido en la vida de muchas de las personas del barrio: “Hay personas que guardan en su memoria el arraigo al árbol, como algunos de los estudiantes y profesores del Instituto Cerros del Sur, el primer colegio que se instaló en el sector, que recuerdan las clases que alguna vez hicieron a la sombra de sus ramas y la pista de atletismo que hace un tiempo funcionó ahí.” (Cárdenas, 2015)

Actualmente, el árbol también es visto como un aliado política y metafóricamente hablando. Los habitantes del lugar lo personifican como un individuo que resiste con la comunidad a las injusticias provocadas por el modelo extractivo de explotación minera en la zona: “Por ahora, este Árbol de vida lucha por mantenerse firme, como el gran abuelo que escucha las oraciones de los habitantes de Ciudad Bolívar, que año tras año le dejan con fe sus peticiones más preciadas.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018). Debido a estas causas políticas y de reivindicación social, el árbol empezó a ser conocido como el Árbol de la vida. Por esto, el árbol se encuentra entre la vida y la muerte, entre el pasado y el presente como ícono de resistencia popular.

2. Entre lo público y lo privado: aspectos políticos
La localidad en la que se encuentra el Árbol de la vida está amenazada por una intensa actividad de minería ilegal (pero permitida por el ayuntamiento): “En Bogotá, de las 107 canteras existentes sólo siete están autorizadas. En Ciudad Bolívar las canteras de arena y piedra que le roban espacio a la vivienda contaminan el aire y destrozan el cauce natural de las aguas.” (Molano, 2015. El Espectador). Allí en Ciudad Bolívar, “Hoy son tres las empresas que explotan recebo, roca y arenas amarillas en nuestro territorio. Se conocen como La Esmeralda, La Estrella y Explotaciones Pachón.” (Herrera, 2015. El Espectador). Estas canteras tenían que cumplir cuatro condiciones: “la siembra de una cerca viva, la construcción de unos tanques de manejo de agua de escorrentía y el almacenamiento y la resiembra de la capa de tierra orgánica que han descapotado.” (Herrera, 2015. El Espectador). Hasta el momento, no se ha cumplido con ninguna de éstas.

Imagen 2: La imagen muestra el palo de la vida, la minería ilegal que lo rodea, la basura que se encuentra en las montañas de Ciudad Bolivar.

Se pueden categorizar las causas que hicieron detonar esta situación, nombrando primero las problemáticas a grandes rasgos y finalmente de manera más específica: (1) Primero, el POT (plan de ordenamiento territorial) se cambia con cada alcaldía por lo tanto no se define un modelo de ciudad a largo plazo, sino que con cada cambio de alcalde se modifica y esto afecta los intereses de la comunidad y de la minería. (2) Segundo, no se realiza una consulta previa e informada a los habitantes del barrio donde se va a llevar a cabo la explotación. (3) Tercero, en la ley 222 de 1994 se dice que “Este territorio no es compatible con la actividad minera por el problema de la fuerte remoción en masa. Entonces nosotros no nos entendemos cómo el Ministerio de Minas y Energía firman unos contratos, un título minero a unas empresas mineras con una resolución que dice que no se puede hacer minería aquí.” (Grupo Focal Ciudad Bolívar, Potosí). (4) Cuarto, el problema del paramilitarismo, que tiene una relación directa entre la minería y otras actividades ilegales: “El microtráfico fue una estrategia que utilizó el paramilitarismo para desmontar todo el movimiento social. El microtráfico no llegó aquí porque a alguien se le ocurrió consumir droga, sino que fue una estrategia que utilizó el bloque centauro de las autodefensas unidas de Colombia para internar y meter la droga y desde ahí meter bandas que se enfrentarán.” (Grupo Focal Ciudad Bolívar, Potosí).(5) Quinto, la problemática de salud: Debido a que en la localidad se realiza minería a cielo abierto, cuando ventea, las micro-partículas de polvo caen sobre el área residencial y se generan problemas respiratorios en las personas3. (6) Sexto, la problemática de infraestructura: Las pocas vías pavimentadas de la localidad son transitadas por las volquetas que debido a que llevan mucho peso dañan las vías y el acceso a la localidad se dificulta. (7) Septimo, la problemática ambiental: Este ecosistema es subxerofítico y sirve de colchón de amortiguamiento del páramo Sumapaz, tiene agua dentro de la montaña, es microcuenca del río Tunjuelo y a la vez es cuenca del río Bogotá, por lo tanto, destruirlo es afectar muchos ecosistemas y poblaciones. (8) Octavo, la muerte de Doña Yineth4: “En la glorieta una volqueta atropelló una señora y la mató… Entonces nosotros fuimos hasta allá y efectivamente arrolló dos buses, un poste, una fachada de una casa y tras del hecho mató, descuartizó una habitante acá del territorio. La gente del barrio emberracadísima, se reunieron el domingo tres juntas de acción la de Potosí, Superlote 10 y la Glorieta…” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018). (9) Finalmente, al Palo del ahorcado y de la vida, un referente simbólico para la comunidad que tiene más de cien años en el territorio, se le privatizó dentro de un polígono de explotación minera, prohibiendo la entrada a la comunidad a ese espacio y además, en un viacrucis cuando sube la comunidad hasta el Palo encontraron que debido a la actividad minera peligraba su integridad:

Cuando el proceso de la mesa ambiental comienza a ser fuerte lo que hacen los señores de la cantera es cerrar el espacio, lo privatizan por completo y la gente ya no puede entrar al Palo del ahorcado que era un emblema muy importante para nosotros. Cuando se impide el ingreso allá, no sabemos qué sucede en la montaña. La iglesia pide el viernes 3 de abril poder acceder al Palo, y los señores acceden a poder ingresar. Nosotros ingresamos entre la gente, hacemos una protesta simbólica y vemos el Palo con un hoyo, con un hueco de dos metros y dos metros de profundidad… salimos envenenadísimos.” (Grupo Focal Ciudad Bolívar, Potosí).

Estos fueron los detonantes, que hicieron que el día siguiente a la muerte de la integrante de la comunidad, se realizaran dos plantones en las entradas de la cantera. Un plantón, fue por la entrada de la Glorieta, donde sucedió el accidente (Véase Imagen 1) y el otro, fue en Potosí. Se hicieron barricadas en las entradas y los campamentos duraron un mes completo, a pesar de las constantes amenazas hacia la comunidad. Este proceso de movilización, desembocó en que primero, la cantera fuera sellada y segundo, se creara la Mesa Ambiental No le saque la Piedra a la Montaña.

2.1 Lucha y resistencia barrial: el Palo de la vida como un aliado en la movilización

“El árbol está quemado, le cortaron las raíces y está más vivo que nunca. Es un ejemplo de resistencia. Un ser vivo que no puede hablar, que no puede andar ¿si? Nos demuestra que puede permanecer en el territorio y que puede resistir frente a lo que pasa alrededor. Entonces nosotros decimos que nosotros que si podemos caminar y hablar porque no vamos a defender el territorio.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018)

El Palo de la vida, es percibido por la organización ambiental barrial como un aliado muy importante en el proceso de resistencia y movilización social: “Hemos encontrado un aliado muy importante y es el Palo del ahorcado como un referente ancestral y cultural del territorio, que se encuentra dentro del polígono de explotación y que está eee en peligro de desaparecer, como pasó hace poco.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018)

Esto debido a que, la comunidad “[…] antes iba y visitaba el Palo del ahorcado; ahora ellos no permiten que la gente vaya al Palo del ahorcado ¿sí? Entonces le quitaron a la comunidad un elemento muy importante, simbólico de ellos ¿sí? Entonces claro, la comunidad ve mal visto eso ¿sí?” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018) Wilder, enfatiza el hecho detonante de la acción comunitaria conectado a la protección del Palo del ahorcado y su valor material y simbólico para la comunidad:

Nosotros como mesa ambiental tomamos la decisión de tomarnos la alcaldía ¿sí? Ya ocho días después, teníamos una semana para organizar, para preparar todo, íbamos hasta las últimas consecuencias […] nosotros bajamos a hablar con las instituciones y la comunidad dijo que no se levantaba de ahí hasta que solucionara el problema. La comunidad duró en campamento un mes completo, ahí en eee las entradas a la cantera impidiendo que las volquetas entraran ¿sí? A la montaña. Entonces el proceso de movilización desembocó en que la cantera fuera sellada ¿sí? Se selló temporalmente y este seis de abril vamos a conmemorar el sellamiento.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018)

Adicionalmente, abordaron el espacio jurídico legal, imponiendo una acción popular en contra de la cantera. Es decir, el movimiento popular está intentando ganar la pelea desde todos los frentes posibles, jurídicos y políticos y en ese contexto la transformación del Palo del ahorcado en el Palo de la vida juega un papel fundamental.

2.2 Relación institucional

Actualmente, la zona donde se encuentra el árbol está bajo un litigio judicial, debido a que los dueños del terreno permitieron la explotación del lugar y las actividades que se realizaban anteriormente en el árbol están restringidas por manos privadas que pretenden utilizar la montaña con fines de explotación minera. Frente a esta situación, también hay una respuesta institucional – un poco desinteresada y mediocre – que se ve reflejada con la reunión del Grupo Focal Ciudad Bolívar con el Ministerio de Ambiente. Según Wilder, este Ministerio:

Debió haber sacado la resolución en febrero del año pasado… imagínate. Ya vamos para un año en que ellos debieron haber sacado, porque hubo un concepto del consejo de Estado sobre la protección del río Bogotá y el Ministerio de Ambiente a partir de ese concepto en el Consejo de Estado tenía que haber sacado esa resolución de los polígonos de explotación minera y llevan un año intentando hacer eso y no ha salido, no ha salido eso.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018)

Adicionalmente, Wilder menciona que:

[…] con la alcaldía local también tenemos o tuvimos buenas relaciones, el alcalde local vino a hacer un recorrido cuando estuvo el plantón, la Secretaría Distrital de ambiente también subió y miró pues toda la problemática que existía. Entonces hemos hecho un […] lobby bien fuerte con las instituciones que, para que se den cuenta de lo que sucede. Personería vino. Uno de los resultados que tuvimos de este proceso de movilización del mes completo, fue una audiencia pública en la personería y un debate de control político en la comisión quinta de la cámara, que es la comisión que se encarga de los asuntos ambientales. Está inspirada o bueno apoyada y convocada por Inti Asprilla5 ¿sí? Después tuvimos una audiencia pública convocada por eee Alirio Uribe6 y eee también nos invitaron como mesa como ponentes a dar a conocer las problemáticas que tenemos acá en Ciudad Bolívar. Entonces esos han sido los espacios que hemos avanzado.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018)

A pesar de que en la reunión con el Ministerio de Ambiente, se concretó que la zona está siendo “mal explotada” debido a que es un terreno vulnerable y además se está explotando por fuera de los perímetros delimitados, se percibe también cómo el Ministerio de Ambiente, tiene una forma distinta de concebir el territorio como un lugar que provee fuentes para el consumo de la ciudad en general. E incluso, al analizar el territorio dicen que “el componente social no se pueden usar porque suben escala de trabajo y son datos puntuales que no se pueden ubicar.” (Grupo Focal Ciudad Bolívar, Potosí). Esto contrasta con la perspectiva de la comunidad que habita el entorno del Palo de la vida que señala las contradicciones de la postura del Ministerio: “Lo social, tiene solamente conceptos técnicos sobre agua, suelos ¿sí? Pero digamos que la parte humana no aparece por ningún lado. Entonces digamos que ellos también reconocieron que era una enorme deficiencia del Ministerio pero pues que ellos no podían hacer mucho frente a eso.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018). Entonces, está dejando de lado un análisis que es determinante a la hora de concretar si se debe explotar esta zona o no.

3. Propuestas y Recorridos
Con miras a garantizar el goce efectivo de los derechos (en especial el derecho a la salud, el derecho ambiental, a la vivienda digna, etc.) de los habitantes del Barrio Potosí de la localidad de Ciudad Bolívar, se hace necesario adelantar una serie de acciones estatales con el objetivo de eliminar los efectos nocivos que produce la explotación a cielo abierto efectuada por las empresas La Esmeralda, La Estrella y Explotaciones Pachón.

Como una posible solución, la Mesa Ambiental No le Saque la Piedra a la Montaña ha producido un documento llamado “Parque Recreativo Ecológico Terreros S.A” donde se propone que:

[…] para este reducto de suncerofitia o subxerofitico, que es el único que existe en el distrito, es la protección por medio de un parque metropolitano. Un parque metropolitano que no sea solo cemento sino que el espacio sea ambiental para que la gente camine y haga uno que otro deporte pero que no tenga un impacto fuerte en términos de construcción ahí. Eee ese parque metropolitano “Cerro Seco” la idea es que conecte con toda la zona rural de Ciudad Bolívar, eso que conecte con el parque agropolitano de Usme y que eso conecte con todos los cerros orientales.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018)

Dentro de esta propuesta, se incluyen recorridos educativos a la montaña: “Los recorridos lo que intentan hacer es sensibilizar frente a lo que se está perdiendo o lo que tenemos acá en la montaña. Hemos hecho innumerables recorridos no solo con gente de la localidad, sino con gente que viene de fuera a conocer la problemática de acá, eso es más o menos lo que hacemos.” (W. Téllez, entrevista, 2 de Abril de 2018). Adicionalmente, la Mesa Ambiental está iniciando un proceso para patrimonializar el Palo de la vida y de esta forma, el palo de la vida podría estar protegido a pesar de la cercana explotación minera a su alrededor.

El palo del ahorcado, o de la vida no solo es un referente simbolico que abarca leyendas, mitos, cultos religiosos, reuniones sociales y familiares. También es un aliado en la resistencia y lucha social de una de las localidades de Bogotá que más padecen de una desigualdad estructural que implica muchos impactos negativos para su población. Dentro de esta lucha, se organizó el colectivo “Mesa Ambiental: No le saque la piedra a la montaña”, con miras de garantizar el goce efectivo de los derechos (en especial el derecho a la salud, el derecho ambiental, a la vivienda digna, etc.) de los habitantes del Barrio Potosí de la localidad de Ciudad Bolívar, se hace necesario adelantar una serie de acciones estatales con el objetivo de eliminar los efectos nocivos que produce la explotación a cielo abierto efectuada por las empresas La Esmeralda, La Estrella y Explotaciones Pachón.

Como una posible solución, la Mesa Ambiental “no le saque la piedra a la montaña” a producido un documento llamado “Parque Recreativo ecológico terreros S.A”. El parque “Cerro Seco” que se dispondría para realizar caminatas ecológicas, visitar las piedras con pictogramas y hacer distintos deportes. La idea es generar una conectividad ecológica entre la zona rural de Ciudad Bolívar con el parque agropolitano de Usme. Se propone, además una conexión de los cerros orientales, por medio de un corredor ambiental y ecológico en toda la zona sur de la ciudad que inicie en Ciudad Bolívar en el parque “Cerro Seco” y que termine en los cerros orientales.

Hasta el momento se ha dialogado con la Secretaría de Ambiente al respecto y se está tramitando la presentación del proyecto para que se reconozca el cerro como reserva natural y posteriormente se cree un aula ambiental y el parque metropolitano. Aunque la alcaldía actual, retrasa el reconocimiento de este proceso.

Notas

Fuentes

* Recorrido guiado del paraje (Grupo Focal Ciudad Bolívar), 5 de marzo de 2018.

* Reunión Mesa Ambiental y Ministerio de Ambiente, Grupo Focal Ciudad Bolívar, noviembre de 2015.

* Entrevista a Wilder Téllez (Líder social y miembro de No le Saque la Piedra a la Montaña), 2 de abril de 2018.

* Noticiero Barrio Adentro (2015). Voces de Barrio- Minería en Ciudad Bolívar (No le saque la piedra a la montaña).[Archivo de video]

* Herrera, Natalia (7 de Febrero de 2015). “No le saque la piedra a la montaña”. El Espectador.

* “Para que vuelva la vida, no le saque la piedra a la montaña” (20 de Octubre de 2015). Voz, La verdad del pueblo.

* Molano, Alfredo (19 de Septiembre de 2016). “No le saque la piedra a la montaña”. El Espectador.

* Segura, Lesly (2016). Palo del Ahorcado, símbolo de fe de Ciudad Bolívar. Alcaldía Mayor de Bogotá. [en línea]

* Cárdenas, Mauricio (2015). Una leyenda: el Palo de los ahorcados en Bogotá. [en línea]

mikly capcalera

 

Anuncios

Un comentario en “El Palo del ahorcado y de la vida en Ciudad Bolivar

  1. Pingback: Historias de árboles y matices del verde: Naturalezas urbanas politizadas de Bogotá | La Siniestra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s